Menu
logotipo AyG
imagen destacada noticia

Los efectos del calor dentro de la vivienda 04.08.2016

El verano es la típica época en la que no sabemos cuándo salir a la calle, cómo estar en casa sin gastar un dineral o qué hacer para que el calor no acabe pegándonos al sofá. El exceso de calor en el hogar tiene efectos mucho más negativos de los que podemos imaginar.

 

Cuando el calor penetra en nuestra casa no sólo hace que tengamos que echar mano del abanico u objeto que nos dé algo de aire, sino que la mayoría de los materiales y productos que tenemos dentro de ella se ven afectados. Por ejemplo, los electrodomésticos se calientan y se ven obligados a un sobreesfuerzo energético que se reflejará en la factura. Otros elementos sufrirán el llamado efecto dilatación, que hace que estos materiales no funcionen correctamente, además de cualquier póster o vinilo que puede despegarse con facilidad.

 

Un mal aislamiento del calor, tendrá otros efectos mucho más preocupantes en los seres vivos que habitan dentro de la vivienda. Las plantas tienen una mayor tendencia a secarse, especialmente si las exponemos directamente al sol abrasador; la mayoría de nuestras mascotas tampoco soportan el calor, llegando a tener problemas graves si permanecen a temperaturas más altas de 30 grados. Y ni qué decir tiene los terribles efectos que tiene el calor para los niños o los ancianos, colectivos en riesgo durante el verano, especialmente durante las olas de calor.

 

¿Qué se puede hacer para evitar el exceso de calor dentro de casa? Evitando gastar un dineral en aire acondicionado y/o ventiladores y sin tener que turnarse sujetando el abanico. La solución comienza por protegerse del calor gracias a ventanas de pvc, cuya capacidad aislante protege de las adversidades climatológicas.